ganancias y bounces en el sonido

El sonido: ganancias y bounces

El sonido es apasionante. Podrías dedicar una vida entera a estudiarlo y tratarlo y aún te faltaría otra vida… Las técnicas de sonorización me recuerdan a un reclamo de un videojuego de hace unos cuantos años: “muchos podrán jugarlo, pero sólo unos pocos podrán dominarlo”.

Y así es, a primera pasada parece que el sonido es subir un par de niveles y ajustar unos cortes, poner cuatro fundidos y ecualizar alguna cosita… añades cuatro efectos y… ¡Listo! Pero nada más lejos de la realidad.

El sonido es un arte

Es interesante conocer cómo se estructura un proyecto en Protools para una serie de ficción. Evidentemente, se cuenta con muy poco tiempo y los resultados que vemos son auténtica “magia”. Porque evidentemente en cine se goza de más sesiones de postproducción y la mezcla final está mucho más cuidada debido a que se destina su visionado a una sala y 6 canales discretos, y por otra parte tiene una banda internacional muy elaborada. En ficción nacional tenemos que nuestro proyecto se emitirá únicamente en televisión por lo que el rango dinámico de la mezcla final ya lo tenemos bastante delimitado, y evidentemente, la producción y emisión en surround en nuestro amado país todavía es algo… “lejano”… vamos, magia.

Hacer un inciso para comentar que mientras en otros países existe un técnico para cada proceso de la postproducción de audio, en España un mismo “técnico” limpia el sonido directo, monta los diálogos, realiza los efectos sala y añade fx de librería, músicas, ambientes… y evidentemente, realiza los efectos como ecualizaciones, reverbs, compresores/ expansores, puertas de ruido, etc… y la mezcla final para emisión, promos y banda internacional. Pero lo que sí es cierto es que detrás de estas mezclas se esconde mucho más que cuatro botones.

La metodología de trabajo es vital. Tener un esquema mental del proyecto y la concentración y orden suficientes para poder trabajar con decenas de decenas de pistas, submezclas, efectos, envíos, etc. de forma simultánea, no es pan comido. El hábito hace al monje y desde luego la experiencia en este campo es vital para poder realizar un post de sonido tan compleja y elaborada en tan pocas sesiones de trabajo y contrarreloj. Pero no es suficiente. Detrás de estas metodologías se esconden conceptos muy complejos sobre la física del sonido y su representación gráfica.

El sonido se define por muchos factores y saber cuándo estamos trabajando sobre la profanidad de bits, la frecuencia, la ganancia, el tono, el muestreo… a la hora de aplicar efectos para corregir, amplificar, distorsionar, mejorar… es decir, tratar el audio, es fundamental para no perder el tiempo probando y probando parámetros y “palanquitas” esperando que “se haga el milagro”. Podemos estar horas y horas probando sin parar, pero si conocemos a fondo estos parámetros, cuando tengamos un objetivo con un audio, sabremos qué efecto o plugin necesitamos y una vez estemos con él, qué parámetros utilizar.

Una buena organización de las pistas en cuatro grupos principales (Sonido Directo, Fx, Ambientes y Músicas) nos mantendrá el proyecto ordenado y podremos realizar envíos y efectos a múltiples pistas con mayor facilidad y rapidez, por no hablar de la monitorización de este, cada vez que queramos mutear algunas pistas o escuchar otras de forma aislada.

Al sonido no se le suele prestar la atención que se merece y desde luego una mezcla pobre tiene como resultado un proyecto soso y sin cuerpo. Sin embargo, con las atmósferas creadas en post, los efectos añadidos, los diálogos limpiados, nivelados y amplificados, y una música correcta, tendremos una mezcla que en ocasiones parece imperceptible pero que en su suma, es lo que hace que las secuencias funcionen, y en muchas ocasiones, salvan un mal montaje o una mala interpretación o realización.

El tratamiento de sonido es una técnica, pero también es un arte, y como el cine, cuando se domina, se convierte en magia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *